Sellado de fosas y fisuras

Sellado de fosas y fisuras

El sellado de fosa y fisuras es un tratamiento que se realiza  para evitar la aparición de la caries en niños y adolescentes. Consiste  en cerrar o tapar con un material específico, las fosas y fisuras profundas y estrechas, con una alta probabilidad de desarrollar la caries, evitando así la entrada de bacterias y restos que serán difíciles de limpiar.

Por lo general las caries aparecen en la inmensa mayoría en los molares,  pero los candidatos para recibir este tratamiento, son los primeros molares permanentes o algún diente con un surco muy profundo. En cuanto a los molares, al ser los primeros en erupcionar  sobre los 6 años y según su anatomía  y la técnica de cepillado poco adecuada a esa edad, contribuye a que sean los candidatos perfectos para recibir ese tratamiento de sellado.

 

Cabe destacar que la anatomia es una clave fundamental porque no todos los molares son candidatos. El sellado de fosas y fisuras estaría indicado en aquellos pacientes que tengan un alto índice cariogenico, malos hábitos alimenticios y anatomias complejas. Cuanto más temprano se detecte y se realice su aplicación en la superficie de la masticación de los molares, más efectividad para prevenir la caries.

A medida que pasa el tiempo hay que revisar su condición porque pueden deteriorarse y filtrarse trayendo como consecuencia caries debajo.
No hay un tiempo estipulado específico de su durabilidad ya que son muchos los factores que pueden influir.

El proceso de aplicación de los selladores de fosas y fisuras, es sencillo,  indoloro, por lo que no requiere anestesia y se puede realizar en una sola visita al odontólogo. Previamente el que limpiar la zona, aislarlo bien de la saliva y aplicar el material adecuado que con la técnica adhesiva y el proceso de endurecimiento queda ese material pegado al diente sellando las fosas.

Su eficacia preventiva dependerá en gran medida de su conservación, ven a Iglesias y Piñón y realiza siempre una revisión.

.

Publicar un Comentario