Onicofagia o el hábito de morderse las uñas

Onicofagia o el hábito de morderse las uñas

Es un hábito que suele aparecer en edades tempranas y es de origen nervioso que va acarrear consecuencias negativas a nivel bucodental, en la articulación de la mandibula, problemas en las cutículas, infecciones importantes entre otros, por ello es importante que observemos a nuestros hijos para ver cual puede ser su causa.
Entre dichas, causas podemos encontrar cambios drásticos en la vida, situaciones que producen estrés, personas con frustración, rabia, baja autoestima, personas en un estado obsesivo y el acto de morderse las uñas les ayuda a rebajar esa ansiedad.
Para evitar consecuencias negativas y mayores podemos dialogar con el menor y hacerle entender el problema y las consecuencias, darle alternativas de escape y puede que requiera ayuda psicológica.
Si está presente en un adulto, tiene que ser consciente del hábito, de la consecuencias físicas y valorar el entorno y problema que
le lleva a tener éste hábito compulsivo.
Como alternativas podemos aconsejarles que para ayudar a evadir el hábito podemos mascar chicles o regaliz, llevar a la boca un snack saludable o usar un barniz de sabor amargo que ayude a caer en cuenta del hábito cuando quiera comerse la uña, y en ese momento entretenerse o usar como vía de escape otro método como por ejemplo usar pelota de goma antiestrés, mantener las manos ocupadas tocando un instrumento etc hasta que pase ese momento de nerviosismo.
Lo más importante es buscar ayuda y solventar los problemas que se han generado. Iglesias y Piñón se pone a tu disposición para orientarte y hacer la revisión que se requiere. Llama y pide cita.
.

Publicar un Comentario