Cáncer y cavidad bucal

Cáncer y cavidad bucal

El tratamiento que por lo general se aplica al cáncer, se basa en quimioterapia, estos fármacos actúan sobre varias células  y alteran seriamente su capacidad para renovarse por lo que conlleva a la aparición de una serie de efectos secundarios tanto locales como sistémicos veremos los problemas que pueden manifestarse en la boca  en pacientes que padecen o reciben tratamientos.

Uno de los efectos secundarios más frecuentes es la Mucositis, la cual que es una reacción inflamatoria que afecta la mucosa de todo el tracto gastrointestinal, es la  que causa mayor incomodidad para el paciente. Ésta, altera funciones fundamentales como la fonación, la alimentación y la deglución y además se acompaña y puede presentar varios grados de afectación  desde un eritema(que es un ligero enrrojecimiento), Edema(que es la inflamación) o sensación de quemazón,  hasta grandes y  dolorosas ulceras  que impide que el paciente pueda alimentarse vía oral y ese dolor puede ser tan intenso, que altera la calidad de vida del paciente limitando funciones bucales básicas como hablar, deglutir saliva entre otros.

Otro efecto secundario sería la Xerostomía  o sequedad bucal, un efecto secundario frecuente tras la administración de quimiorradioterapia. Su aparición agravaría la mucositis convirtiendo a la mucosa oral en más susceptible. Además, a medio plazo sería responsable de una mayor incidencia de caries dental sobre todo cervical que es el cuello de los dientes y  caries en las raíces expuestas. Ésta es más notoria cuando la  radioterapia se recibe en el área cérvico-facial, ya que la irradiación incide de forma directa sobre las glándulas salivales y altera su función. Suele aparecer a los pocos días del inicio del tratamiento. Se manifiesta con una sensación de una saliva más espesa y viscosa por afectación de ciertas células.
Cuando la xerostomía es secundaria a quimioterapia suele ser transitoria y reversible.

Hablemos también de las Infecciones: la cavidad oral tiene una presencia constante de microorganismos por lo que esto unido a veces con una mala higiene oral, un estado inmune disminuido,  conlleva a la aparición de infecciones que forma muy negativa.

Y por último podemos nombrar las Hemorragias: hay alteraciones en la hemostasia  que son los mecanismos naturales del organismo que ayudan a detener el sangrado y una hemorragia en la cavidad bucal estaría en función de la cantidad de plaquetas, que son las que ayudan a coagular.

En Iglesias y Piñón seguimos un protocolo de actuación cuando tenemos a un paciente que va a ser tratado contra el cáncer  o si ya está siendo tratado valorar su condición con una buena historia clínica, estudio radiográfico y tratarlo adecuadamente. La supervisión por el odontólogo, pueden realizarse durante el tratamiento, en los intervalos, o incluso después del tratamiento.

1.-Antes del inicio del tratamiento oncológico, es fundamental la eliminación de todos los focos de infección tanto en dientes como en encías. Las extracciones  simples deben hacerse como mínimo unos 15 días antes de comenzar el tratamiento. Si las extracciones  son complejas, se deberían practicar de 4 a 6 semanas antes.

También deben obturarse las caries y ajustarse las prótesis removibles para eliminar los posibles factores traumáticos. Asimismo será imprescindible enseñar y motivar al paciente para que realice una adecuada higiene de su cavidad bucal.

2.-Durante el tratamiento oncológico, el paciente suele presentar ya algunos problemas orales, principalmente en forma de mucositis.  Hay diferentes fármacos y soluciones antisépticas y anestésicas que podríamos recetar.
Explicarle al paciente lo importante de mantener una buena hidratación de la mucosa oral mediante el consumo de liquido y alimentos que ayuden a la hidratación.

Las prótesis removibles deben mantenerse fuera de la boca hasta que la mucositis haya cicatrizado y están totalmente prohibidos los colutorios con alcohol, mantener una buena higiene oral  mediante cepillado dental o enjuagues 3 veces/día tras las comidas principales
Si se sospecha sobreinfección candidiásica, por hongos,  hay que tratarla con medicamentos especificos y seguir evolución
Deben usarse algunos protectores de la mucosa para disminuir el dolor bucal asociado a la mucositis  local, estos forman una barrera protectora.

Para aliviar el dolor bucal, además de los preparados tópicos, suelen administrarse analgésicos por vía oral o parenteral.

Si es necesario practicar alguna intervención odontológica importante durante la quimioterapia, debe tenerse en cuenta el estado general y contactar con el oncólogo responsable.

Recordarle al paciente que la alimentación es importante para evitar empeorar ciertas situaciones, como  alimentos picantes, ácidos ásperos o salados.

3.-Después del tratamiento oncológico, no debe olvidarse el cuidado y mantenimiento de la boca. En los pacientes irradiados por cáncer  de cabeza y cuello, la intensa sequedad bucal, muchas veces es definitiva,  por lo que aumenta el riesgo de caries como ya hemos comentado,  por lo que se va a requerir de sustitutos salivales, fluoraciones para tratar de evitar  el alto índice de caries, recomendar una dieta baja en hidratos de carbono, ácidos, picantes como hemos recomendado para evitar empeorar situación  Y luego, en  ocasiones los pacientes presentan trismus que es la contracción de los músculos masticatorios y dificultad de abrir la boca por lo que se le puede indicar kinesioterapia para ayudar. El paciente debe estar siempre supervisado porque las consecuencias y el deterioro estarán siempre presentes y en iglesias y piñon gestionamos esas citas de control para que el paciente siempre esté atendido.

 

.

Publicar un Comentario